lunes, 27 de octubre de 2014

La Fuente Secreta de Lovecraft para los Mitos de Cthulhu (Por Christopher Loring Knowles)

Soy seguidor del blog de Christopher Loring Knowles, The Secret Sun, y hace poco me encontré allí con un post muy interesante sobre HPL donde Knowles desarrolla la idea de que Lovecraft utilizó ciertas ideas de la Teosofía – en especial las de Alice Bailey – como fuente de inspiración para los Mitos de Cthulhu... 



La Fuente Secreta de Lovecraft para los Mitos de Cthulhu

(2014) Por Christopher Loring Knowles

(Traducción: Mazzu

(AQUÍ podrán leer el artículo original)



H.P. Lovecraft afirmó en una carta al autor de Conan, Robert E. Howard, que los Mitos de Cthulhu eran su propia creación. Ni siquiera los fans acérrimos de Lovecraft compran eso. Lovecraft fue un lector voraz (lo que significa que era pobre y no precisamente prolífico) y era fan de algunos autores antes de que ser fan fuera algo de moda. Se le conoce por las influencias que llevaba en la manga (Dunsany, Poe, etc), pero tal vez había algo que mantuvo un poco más cerca de su chaleco.

“La llamada de Cthulhu” es una de mis historias favoritas de Lovecraft (que junto a “El Ceremonial” y “El Color que Cayó del Espacio” probablemente redondean mi top tres) y es posiblemente una de las más ricas para la búsqueda de símbolos. No sólo está plagada de recursos de literatura pulp, sino que también muestra una familiaridad con la literatura esotérica que contradice la imagen que HPL tenía de sí mismo, como un materialista tenaz.

La entrada de Wikipedia sobre el cuento muestra algunas de las influencias que los estudiosos de Lovecraft han citado en la historia, incluyendo El Kraken de Tennyson, El Horla de Maupassant, Los Dioses de Pegana de Dunsany, y La Historia de la Atlántida y La Perdida Lemuria de William Scott-Elliot.

Una historia que pasan por alto - y una historia la cual estoy cósmicamente seguro de que él leyó -  es El Ídolo Rojo de Jack London, que trata (entre otras cosas) sobre una tripulación de marineros que descubren una tribu de una remota isla del Pacífico que adora a una sonda extraterrestre que aterrizó en la Tierra. El lenguaje florido de los “abismos estrellados” y “la despiadada ley de la selección natural” debe sonar familiar para cualquier fan serio de Lovecraft.

Tal como él yacía aquí, bajo el árbol del pan, una inteligencia que escrutaba los abismos estrellados, así debía el universo estar expuesto al incesante escrutinio de innumerables ojos, como los suyos, aunque seguramente diferentes, que, por el mismo motivo, tendrían detrás inteligencias que se preguntarían y buscarían el significado y la construcción del todo. Razonando de este modo, sentía que su alma se unía en comunión con tan augusta compañía, esa multitud cuya mirada estaba fija para siempre sobre el tapiz del infinito.

¿Quiénes eran? ¿Qué eran, aquellos seres distantes y superiores que habían cruzado el cielo con su gigantesco, rojo e iridiscente mensaje que cantaba el infinito? Seguramente, desde hacía mucho tiempo habrían recorrido el camino sobre el que tan recientemente, de acuerdo con el calendario cósmico, el hombre había puesto sus pies. Y para ser capaces de enviar un mensaje así a través del pozo del espacio, era seguro que ya habrían ganado esas alturas hacia las que, en la oscuridad y confusión de muchos designios, el hombre se arrastraba lentamente, con lágrimas y trabajo y sudor.
  


¿Y qué había en estas alturas? ¿Habrían conseguido la Hermandad? ¿O habrían descubierto que la ley del amor impone el castigo de la debilidad y la declinación? ¿Era una lucha la vida? ¿Sería la ley del universo la despiadada ley de la selección natural?

De una cosa estaba seguro: la sonora esfera no era ninguna gota de rojo rocío sacudida de la melena de ningún sol atormentado. Era algo planeado, no casual, y contenía el mensaje y la sabiduría de las estrellas.

¡Qué máquinas y elementos y fuerzas dominadas, qué erudición y misterios y controles del destino podría haber en su interior!

Si bien estoy seguro de Lovecraft leyó El Ídolo Rojo, también estoy seguro de que leyó un corpus de literatura más esotérica, y él sutilmente señala este hecho a sus lectores en todo el texto. He aquí un claro ejemplo de La Llamada de Cthulhu:

Algunos teósofos han sospechado la majestuosa grandeza del ciclo cósmico del que nuestro mundo y nuestra raza no son más que fugaces incidentes. Han señalado extrañas supervivencias en términos que nos helarían la sangre si no estuviesen disfrazados por un blando optimismo.

Oh, sí –Teosofía

Aunque la mayoría de los fans de Lovecraft parecen pensar que Helena Blavatsky era la única teósofa que alguna vez tomó una pluma, hay otra teósofa que a su manera fue igual de influyente, y fue sin dudas más influyente en la ufología que la vieja señora. (Tengan en cuenta que Scott-Elliot, citado en Wikipedia, también era un teósofo)

Alice Bailey era una teósofa que se convirtió en una figura temible para la literatura conspirativa cristiana gracias a su fundación de la Nueva Era conocida como la Lucis Trust, antes conocida como Lucifer Publishing Company (Lucifer fue el nombre del periódico oficial de la Teosofía durante muchos años).

Bailey afirmaba canalizar telepáticamente un “Maestro Ascendido”, conocido como ‘El tibetano’ alias Djwal Khul, que supuestamente le dictó toda una biblioteca virtual de literatura teosófica casi impenetrable. Bailey era leal a Blavatsky y era una pretendiente al trono, aunque fue expulsada de la sociedad cuando Annie Besant tomó el control. Sin desanimarse, comenzó su propia operación, incluyendo un brazo editorial y sucursales en Europa y América del Norte.

La estrella de la Lucis Trust comenzaba a ascender mientras que la estrella de los teósofos comenzaba a caer y aunque Bailey y la Lucis Trust son relativamente poco conocidas hoy en día, tuvieron una gran influencia en su tiempo. Muchos, incluyendo el estimado erudito religioso J. Gordon Melton, la han reconocido como la fundadora del movimiento de la Nueva Era. Nada menos que un millón de personas tuvieron alguna participación en sus enseñanzas, de acuerdo con una fuente sobre las religiones modernas.

Bailey también tenía alguna influencia en las Naciones Unidas, para horror de los citados teóricos de la conspiración. Lo que hace a esta historia aún más rara...

LA LLAMADA DE KHUL



Comenzando en 1922 con Iniciación Humana y Solar, Bailey – perdón - Djwal Khul reveló una cosmología densa y elaborada de seres angelicales que vinieron a la Tierra desde el sistema estelar de Sirio (mediante la proyección astral), tomaron forma humana y, a través de  medios no especificados del todo, comenzaron a transformar al homínido primitivo en el homo sapiens moderno.

Cabe recalcar que esto fue 50 años antes de Zecharia Sitchin u otros autores por el estilo. Y mucho, mucho antes de Ancient Aliens.

Las transmisiones telepáticas del tibetano cubrían toda la gama; Lemuria, la Atlántida, Shamballa, logias masónicas en Sirio y las Pléyades, toda la parafernalia Teosófica y la mar en coche. Al igual que en los mitos de Cthulhu muchos de estos seres entraron en una especie de hibernación, manteniéndose en contacto mediante la telepatía con un sacerdote designado y a la espera del amanecer de la Nueva Era.

Aunque Bailey era una apóstol confesa de Blavatsky, sus propios libros revelan revisiones fascinantes a la mitología Teosófica, revisiones que explicarían muchas de las innovaciones en los Mitos de Cthulhu que habían sido acreditadas previa y únicamente a Lovecraft.

Además de la revista The Beacon – que salía con el periódico Lucifer -, Bailey publicaría dos libros más - previos a la publicación de “La Llamada de Cthulhu” -, Cartas sobre Meditación Ocultista y Tratado Sobre Fuego Cósmico.

Estos tres libros contienen elementos cosmológicos que serían directamente anteriores Lovecraft - dado el hecho de que él menciona siete veces a la Teosofía en La Llamada de Cthulhu, me permito sugerir que es altamente probable que Lovecraft hubiera tenido acceso a esta literatura y es posible que él lo mantuviera en secreto frente a su círculo de corresponsales (o al menos algunos de ellos), probablemente para salvaguardar una fuente de material. Como veremos, sus propios escritos revelan un poderoso motivo para ello. (Nota: ver posdata)

Incluso es posible que el personaje de  Wilcox en La Llamada... estuviera basado en un conocido de Lovecraft (“Se denominaba a sí mismo «síquicamente hipersensitivo»”) que estaba interesado en la Teosofía, y que era la fuente para el material que Lovecraft tomaba prestado para sus nuevos mitos.

He aquí un resumen de puntos clave de los argumentos que voy a estar desarrollando:

• Alice Bailey era una teósofa muy conocida que expandió el trabajo de Madam Blavatsky

• A partir de 1922, Bailey comenzó a predicar un prototipo de lo que hoy se conoce como Teoría del Antiguo Astronauta

• El trabajo de Bailey contiene varias innovaciones únicas en la exégesis de Blavatsky

• Un estudio cuidadoso de La Llamada de Cthulhu de Lovecraft muestra la clara influencia de la obra de Bailey en los denominados ‘Mitos de Chthulu’

• Esta influencia se muestra en los nombres, orígenes, naturalezas físicas, relación de la humanidad, la historia pasada y otros detalles únicos

• Pistas específicas de la influencia de Bailey pueden encontrarse en La Llamada de Cthulhu, así como en El Abismo del Tiempo

• El atractivo original de Bailey sobre Lovecraft pudo haber sido que ella había escrito una secuela del Libro de Dzyan, un fantasmagórico texto Teosófico en el que HPL encontró inspiración.


Con esto, vamos a empezar con la historia de Bailey del origen...



Jerarquías alienígenas de Bailey y de Lovecraft


Desde Iniciación Humana y Solar, aquí está el argumento de base de Bailey para sus dioses alienígenas ancestrales de millones de años de edad:

LA FUNDACIÓN DE LA JERARQUÍA
Su aparición en el Planeta

Baste para nuestro propósito decir que a mitad de la época de Lemuria, hace aproximadamente dieciocho millones de años, ocurrió un gran acontecimiento que tuvo, entre otras cosas, los siguientes desarrollos: - El Logos Planetario de nuestro plano terrestre, uno de los Siete Espíritus ante el trono, tomó encarnación física, y, bajo la forma de Sanat Kumara, el Anciano de los Días y Señor del Mundo, descendió a este denso planeta físico y ha permanecido con nosotros desde entonces...

Junto al Anciano de los Días, llegó un grupo de otras entidades altamente evolucionadas, que representan a su propio grupo kármico individual y a aquellos seres que son el resultado de la triple naturaleza del Logos Planetario.

Los que ahora son el grupo interno alrededor del Señor del Mundo han sido reclutados principalmente de entre las filas de aquellos que fueron iniciados en la cadena lunar (el ciclo evolutivo anterior al nuestro) o que han llegado en ciertas corrientes de energía solar astrológicamente determinada desde otros sistemas planetarios....

Los fundamentalistas echan humo con “Sanat”, alegando que era un anagrama de Satán, pero de cualquier manera él y su comitiva se dirigió a la Tierra y tomó forma física. En La Llamada de Cthulhu leemos esencialmente la misma historia, menos portentosamente enunciada:

Estos seres, indudablemente, procedían de las estrellas y habían traído sus imágenes con ellos.

Estos Grandes Antiguos, continuó Castro, no eran de carne y hueso. Tenían forma — ¿no lo probaba acaso esta imagen estelar? —, pero esa forma no era material. Cuando las estrellas eran propicias iban de mundo en mundo a través del cielo; pero cuando eran desfavorables, no podían vivir. Pero aunque ya no viviesen, no habían muerto en realidad.

En resumen, ambos son increíbles alienígenas divinos antiguos que viajan a través de la proyección astral. Lovecraft hace hincapié - exactamente como vemos en Iniciación Humana y Solar – en que la astrología determina el éxito de sus viajes. Recuerden ahora que Lovecraft decía no creer en ninguna de esas tonterías. ¿Por qué habría de incluir ese detalle? Debido a que estaba siguiendo el guión de otra persona. Pero ahora se pone mejor, o peor, dependiendo de sus puntos de vista.

Grandes Antiguos

Aquí es donde nos metemos en la nomenclatura de los Antiguos y los Profundos y los Estos y los Otros. De La Llamada de Cthulhu:

Tuve por primera vez conocimiento de este asunto en el invierno de 1926-1927, a la muerte de mi tío abuelo, George Gammel Angell, profesor honorario de lenguas semíticas en la Universidad de Brown, Providence, Rhode Island. El profesor Angell era una autoridad vastamente conocida en materia de antiguas inscripciones y a él habían recurrido con frecuencia los conservadores de los más importantes museos. Muchos deben por lo tanto recordar su desaparición, acaecida a la edad de noventa y dos años

El apellido “Angell” nos ofrece nuestra primera pista, porque a diferencia de los versículos del Libro de Dzyan de Blavatsky (citado más a menudo por los estudiosos de Lovecraft como su fuente teosófica primaria), Bailey utiliza repetidamente el término “ángel” de manera intercambiable en sus descripciones de los maestros ascendidos antediluvianos.



OK, gran cosa, ¿verdad? Tal vez otra pista importante; Lovecraft, sin duda, sabía que en las antiguas tradiciones, los ángeles - o Cherubim - eran quimeras, seres hechos de muchas partes diferentes de animales (¡como Cthulhu!). Incluso los ángeles de la tradición más moderna son una mezcla quimérica de hombre y de ave.

Además, no estoy seguro si Lovecraft era consciente de esto, pero el apellido Gammell significa “El Antiguo”, pero teniendo en cuenta su historial hay una buena probabilidad de que lo supiera. Parece demasiada coincidencia.

Lo que nos lleva a nuestra primera exposición: la denominación de estos seres extraterrestres.

Lovecraft utiliza “los Grandes Antiguos”, Bailey utiliza “Grandes Seres” y otros términos similares a lo largo de Iniciación.... Lovecraft se refiere a los Primordiales, Iniciación se refiere los Antiguos. Dos razas extraterrestres imposiblemente antiguas y divinas que viajan a la Tierra a través de la proyección astral, con dos nombres casi idénticos.

Estos son algunos ejemplos de Iniciación Humana y Solar:

“Él es el más grande de todos los Avatares, o los Advenidos

“Para cooperar con el plan de los Grandes Seres como él lo ve y de la mejor manera”.

“No es fácil amar como lo hacen los Grandes Seres, con un amor puro que no requiere nada a cambio”

“Ellos no son muchos en número, porque la mayoría de los Grandes Seres pasan de manera constante a otros trabajos más elevados, y sus lugares y sus funciones pueden ser tomados o ejercidos por miembros de nuestra evolución terrestre, tanto devas como humanos”.

“Los que realizan el trabajo de empuñar las fuerzas, o magnetismo eléctrico para el uso de los Grandes Seres en todos los planos, pasan a este Sendero”.

“Las grandes olas de las ideas y el surgimiento de las corrientes de opinión pública en los niveles astrales, así como en los niveles superiores, donde los Grandes Seres trabajan, son manipuladas por ellos”.

“Estos poderosos Cuatro, Acción y Amor, trabajan en sabia cooperación con sus Hermanos de grado menor, los tres Grandes Señores que conocemos.”

“Aquél con el nombre que no mencionamos, aguarda en la más absoluta adoración; la Juventud de Veranos Interminables, la Luz de la Vida misma, el Maravilloso, el Antiguo, el Señor del Amor Venusiano, el gran Kumara con la Espada Flamígera, la Paz de toda la Tierra”.

Hay más en sus otros libros, pero ustedes ya captan la idea. Y esta cita de Iniciación parece especialmente lovecraftiana:

“El más grande Señor de todos, ante quien los Antiguos se inclinan en reverencia; ante cuyo trono de luz refulgente los Ángeles de más alto rango, los Amos y Señores de la suma compasión se postran humildemente, a la espera del ascenso de la Palabra”.

Seres idénticos, nombres idénticos. Pero, ¿qué hay sobre la naturaleza exacta de estos seres? Primero Lovecraft:

Estos Grandes Antiguos, continuó Castro, no eran de carne y hueso. Tenían forma — ¿no lo probaba acaso esta imagen estelar? —, pero esa forma no era material.

Bailey:

(El Anciano de los Días) descendió a este denso planeta físico y ha permanecido con nosotros desde entonces. Debido a la extrema pureza de su naturaleza... él no podía tener un cuerpo físico denso como los nuestros, y tuvo que funcionar en su cuerpo etérico. Él es el más grande de todos los Avatares, o los Advenidos.

Orígenes idénticos, nombres idénticos, naturalezas idénticas; y ¿qué hacen estos seres aquí en la Tierra, respectivamente? Lovecraft, tú primero:

Y comenzó a narrar una historia desordenada que, de pronto, despertó en mi tío un recuerdo. El anciano se mostró febrilmente interesado. La noche anterior había habido un leve temblor de tierra — el más violento de los que habían sacudido Nueva Inglaterra en esos años últimos — que había afectado terriblemente la imaginación de Wilcox. Ya en cama, y por primera vez en su vida, había visto en sueños unas ciudades ciclópeas de enormes bloques de piedra y gigantescos y siniestros monolitos de un horror latente, que exudaban un limo verdoso.

Aquellos primeros hombres, murmuró Castro, establecieron el culto con que se adoraba a los ídolos de los Grandes Antiguos; ídolos traídos de estrellas oscuras en una época infinitamente lejana.



De otro texto teosófico, El Libro de Dzyan (publicado en 1888), relativo a los Siete advenidos originales sobre los que Bailey también escribe de en Iniciación.

ESTANCIA IV.

1. ...Escuchen, oh hijos de la tierra, a sus instructores - los hijos del fuego. Sepan que no hay ni primero ni último, porque todo es uno: el número que no fue emitido de ningún número.
2. Aprendan lo que nosotros, descendientes de los siete primordiales, los que hemos nacido de la llama primordial, hemos aprendido de nuestros padres....
43. Ellos construyeron enormes ciudades, las construyeron con materiales y metales extraños, y de los vómitos del fuego, de la piedra blanca de las montañas y de la piedra negra, cincelaron sus propias imágenes a su tamaño y semejanza, y las adoraron.

OK, dioses descendidos de las estrellas que construyen grandes ciudades de piedra, e ídolos de ellos mismos que hacen objetos de culto.

Todo esto publicado CUARENTA años antes de La Llamada de Cthulhu.

Pero, ¿qué les pasó a estas gigantescas ciudades de piedra de los dioses del espacio, Howard?

La gran ciudad de piedra de R'lyeh, con sus monolitos y sepulcros, se había hundido bajo las olas, y las aguas de los abismos, con ese misterio primigenio en que nadie había pensado ni siquiera en penetrar, habían interrumpido esas citas espectrales.

Dzyan:

44. Construyeron grandes imágenes de nueve yatis de altura, el tamaño de sus cuerpos. Fuegos internos habían destruido la tierra de sus padres. El agua amenazó al cuarto.
45. Las primeras grandes aguas vinieron. Se tragaron a las siete grandes islas.

Los textos Dzyan son la clave de este misterio. Volveremos a ellos en breve.

MISTERIO DEL PANTANO

Aquí hay una señal reveladora; un detalle que Lovecraft deja caer, saludando con una inclinación de su sombrero a su fuente de inspiración, añadido en una escena pensada como un comentario editorial sobre los potenciales peligros morales que esta creencia teosófica plantea a la sociedad educada, el cual - estoy seguro - la mayoría de los lectores pasaron por alto.

Pero primero vamos a ver el historial...


En Iniciación Humana y Solar se deja en claro que la nueva religión es un renacimiento de los antiguos cultos mistéricos:

LOS PARTICIPANTES EN LOS MISTERIOS

Los participantes en los misterios son generalmente conocidos y ningún secreto se ha hecho del personal general y del procedimiento. Sólo se busca en este caso para dar un mayor sentido de realidad a los datos ya dados mediante una exposición más completa y una referencia más apuntada a los papeles desempeñados por ejemplo durante la ceremonia.

Seleccionando el ángulo del culto mistérico, Lovecraft demuestra lo cultivado que es cuando nos lleva a los pantanos de Louisiana. Les diré por qué en breve.

Una furia animal y una licencia orgiástica se exacerbaban allí hasta alcanzar alturas demoníacas con gritos y aullidos extáticos que retumbaban en los bosques tenebrosos como ráfagas pestilentes surgidas de los abismos del infierno.

En diez cadalsos instalados a intervalos regulares en un ancho círculo que rodeaba la hoguera, con el monolito como centro, colgaban cabeza abajo los cuerpos extrañamente mutilados de los desaparecidos colonos. Dentro de este círculo saltaba y rugía el anillo de fieles, moviéndose de izquierda a derecha en una bacanal interminable entre el círculo de cadáveres y el círculo de fuego.

Sólo dos de los prisioneros fueron juzgados bastante cuerdos y se los ahorcó; el resto fue enviado a diversas instituciones. Todos negaron haber participado en los crímenes rituales, y afirmaron que los culpables de aquellas muertes eran los Alas-Negras, que habían venido hasta ellos desde su refugio inmemorial en el bosque encantado.



Al igual que hace cuando hace referencia a los teósofos, Lovecraft revela sus fuentes mediante la comparación de este ritual con los antiguos “bacanales”.

Dado a que los ritos involucraban la admisión de los hombres entre las mujeres, y con la liberación adicional de oscuridad, absolutamente todo crimen y vicio se realizaba allí. Los hombres tenían más relaciones sexuales entre ellos que con las mujeres. Cualquiera que hubiera estado menos preparado para la desgracia, o que fuera lento para cometer crímenes, era ofrecido como sacrificio. Considerar que nada era malo era el principio primordial de su religión.

Los hombres, como si estuvieran locos, profetizaban con convulsiones salvajes en sus cuerpos, las mujeres casadas con vestidos de bacantes y el pelo suelto corrían hacia el Tíber llevando antorchas encendidas que sumergían en el agua y las sacaban todavía encendidas. Se decía que alguna gente era secuestrada por los dioses; habían sido atados a una máquina y arrebatados de la vista en cuevas ocultas. Aquellos secuestrados eran las personas que se habían negado a participar en la conspiración o participar en delitos o participar en actividades sexuales.

PERCEPCIONES ROMANAS DEL CULTO A BACO
Tito Livio, Historia de Roma 39,8-13 (abreviado)

Nótense las citas precisamente paralelas de A., ritos furiosos, B., sacrificios humanos, C., las máquinas de la muerte y D., personas asesinadas por dioses que emergen de sus antiguos escondites.

Lovecraft conocía muy bien a Livio.

Esto es sólo un fragmento - pueden encontrar todo tipo de descripciones de bacanales donde las mujeres destripaban animales con sus propias manos y se los comían crudos, todo tipo de gritos y chillidos, y automutilación; en estos rituales las cosas se ponían muy peludas (aunque no todos los Misterios eran tan locos como el báquico, sin duda).

¿Se puede imaginar el horror que significaría para un conservador rígido como Lovecraft ver a una mujer loca como Alice Bailey queriendo resucitar los antiguos Misterios?

Esta es una pista importante. Uno puede imaginar un culto vudú de stock para una historia de terror, pero el hecho de que Lovecraft cite un antiguo culto mistérico tan específicamente - y en el contexto de todos los otros paralelos - nos sugiere que estaba leyendo a Bailey.

DILUVIO

Lovecraft habla de una antigua calamidad durante la cual la ciudad de los Antiguos se hundió bajo las olas. Pero esto era sólo una inconveniencia temporal - los Antiguos simplemente están esperando el momento oportuno para levantarse de nuevo. Las “citas espectrales” entre dioses y hombres continúa.

En los primeros tiempos algunos hombres escogidos habían hablado en sueños con aquellos seres, pero luego algo había pasado. La gran ciudad de piedra de R'lyeh, con sus monolitos y sepulcros, se había hundido bajo las olas, y las aguas de los abismos, con ese misterio primigenio en que nadie había pensado ni siquiera en penetrar, habían interrumpido esas citas espectrales. Pero los recuerdos no morían, y los altos sacerdotes afirmaban que cuando los astros fuesen favorables la ciudad volvería a la superficie.

Bailey habla del mismo antiguo diluvio, sólo que en la Atlántida, y de la misma relación continua entre los dioses y la humanidad, en referencia a la Primera Guerra Mundial, que había terminado sólo cinco años antes. Pronto veremos que las “fuerzas de la luz” y “fuerzas de la oscuridad” de Bailey también se enfrentaron en el espacio, o en “las estrellas”.

Por tanto, la Jerarquía se aprovechó de la facultad discriminadora de la mente, que es la cualidad distintiva de la humanidad, para que ésta pueda, a través del equilibrio de los pares de opuestos, alcanzar su objetivo, y encontrar su camino de regreso a la fuente de donde había venido.

Esta decisión dio lugar a la gran lucha que distinguió a la civilización de la Atlántida, y que culminó con la destrucción  llamada el diluvio, referido en todas las Escrituras del mundo. Las fuerzas de la luz y las fuerzas de la oscuridad, fueron dispuestas una contra la otra, y esto por ayudar a la humanidad. La lucha continúa, y la Guerra Mundial por la cual acabamos de pasar fue un recrudecimiento de la misma.

Lovecraft también tiene a Cthulhu y sus huestes de quimeras esperando entre las ruinas acuosas de R'lyeh después del antiguo diluvio, mirando a las estrellas y esperando una señal.

Estos Antiguos se habían retirado ahora al interior de la tierra y al fondo del mar, pero sus cadáveres se habían comunicado en sueños con el primer hombre, quien inventó un culto que nunca había muerto. Éste era ese culto, y los prisioneros dijeron que había existido siempre y que siempre existiría, ocultándose en lejanías desiertas y lugares retirados hasta que el gran sacerdote Cthulhu saliese de su sombría morada en la ciudad submarina de R'lyeh para reinar otra vez sobre la Tierra. Algún día vendría, cuando los astros ocuparan una determinada posición; y el culto secreto estaría allí, esperándolo.

Tanto Lovecraft como Bailey están siguiendo los pasos teosóficos anteriores, pero estamos viendo un nuevo impulso a partir de textos que ahora eran contemporáneos a Lovecraft. Lo que nos lleva a un nuevo libro de Dzyan...

NUEVO TESTAMENTO

Bailey, blavatskiana hasta la médula, publicó una nueva serie de “Estancias de Dzyan” en Tratado sobre Fuego Cósmico en 1925 Esta sería igual de florida y lovecraftiana como el primer lote. Tal vez más, como veremos.

Ahora leamos este extracto del Dzyan de Bailey y comparémoslo con la cita de Lovecraft de La Llamada de Cthulhu:

ESTANCIA X

Subieron las aguas. Todo se hundió y sumergió. Los restos sagrados, en su lugar asignado, surgieron más tarde de la zona de seguridad

Retrocedieron las aguas. Apareció la tierra sólida en ciertos lugares predestinados... Cuando la quinta rueda menor había recorrido la mitad del camino y los cuatro menores poblaban la tierra, se irguieron los Señores de Oscura Intención,.. Construyeron otras formas. Pidieron fuego cósmico. Los siete profundos fosos del averno vomitaron sombras animadoras.

El periodo de destrucción se extiendo por todas partes. El trabajo fue lamentablemente dañado. Los Choanes del plano superior observaron en silencio el trabajo. Los Asuras y los Chaitanes, los Hijos del Mal cósmico y los Rishis de las constelaciones oscuras reunieron sus huestes menores, oscuros engendros del averno. Oscurecieron todo el espacio. Los Tres primitivos crearon los monstruos, las grandes bestias y las formas malignas. Acecharon sobre la superficie de la esfera.

Los Cuatro acuosos crearon dentro de la esfera acuosa reptiles y engendros de maligno renombre, producto de su karma. Llegaron las aguas y arrasaron con los progenitores del engendro liquido.

Impresionante. Ahí están los Mitos, bestias malignas en el océano en comunión con los espíritus malignos del espacio exterior. Tengamos en cuenta la prosa florida y el énfasis en la astrología.

Bailey obviamente tomó esto de Blavatsky, pero lo desarrolla de una manera más adyacente a la ciencia ficción, y ofrece una exégesis prefabricada para la explotación pulp. Y recordemos de nuevo que todo esto es acreditado a un “ser espiritual” llamado Khul.

Con esto, vemos el encanto que ejercía la obra de Bailey en Lovecraft; él estaba enamorado de los versos Dzyan, y obtener una nueva fuente entera y madura para la explotación pulp, debe haber sido un regalo del cielo. Como escribió en 1933: “Todo ese material sobre Dzyan-Shamballah me tiene en vilo. El alcance cósmico de esto --- Señores de Venus, y todo aquello  --- ¡suena tan especial y tan enfáticamente en mi línea!" (Selected Letters, vol. IV, p. 153).

Hay otra pista crucial: sería en el trabajo de Bailey y no en el de Blavatsky - donde Shamballah sería totalmente explorada. Iniciación Humana y Solar está plagada de referencias a la mítica ciudad y, obviamente, está más fresca en la mente del público. El trabajo de Blavatsky tenía 50 años en ese momento, e incluye sólo dos referencias de pasada a Shamballah.

Al igual que en La Doctrina Secreta, el Tratado Sobre Fuego Cósmico de Bailey también contenía estas nuevas Estancias de Dzyan casi de ciencia ficción, así como referencias al “Señor de Venus” y Shamballah donde, al igual que los Grandes Antiguos, habitan los “Grandes Seres” de Bailey en sus cuerpos etéreos. Todo en un paquete más reciente y más fácil de digerir.

Alice Bailey


Lovecraft sigue tocando las mismas notas que Bailey. Aquí tenemos un viejo recurso de la literatura pulp, pero la literatura pulp no sale del éter, en este caso fue tomado de la Teosofía y otras tradiciones ocultas. En La Llamada de Cthulhu:

Lo que la policía logró obtener salió en su mayor parte de un viejísimo mestizo llamado Castro, quien pretendía haber tocado puertos distantes y hablado con los jefes inmortales del culto en las montañas de China.

Bailey también ubica a los sacerdotes de sus dioses espaciales en China, en el desierto de Gobi, para ser precisos, operando en forma etérea (o eterna):

Esta Jerarquía de Hermanos de la Luz aún existe, y su trabajo continúa de manera constante. Todos tienen existencia física, ya sea en cuerpos físicos densos, como los que emplean muchos de los Maestros, o en cuerpos etéreos, como los que ocupan los más exaltados ayudantes y el Señor del Mundo.

El hogar central de esta jerarquía está en Shamballa, un centro en el desierto de Gobi, llamado en los antiguos libros la “Isla Blanca”. Existe en el plano etérico, y cuando la raza de los hombres en la tierra haya desarrollado la visión etérica su ubicación será reconocida y su realidad admitida.

Increíble. Lovecraft debe haber confiado en que su audiencia - jóvenes varones nerds - nunca iba a acercarse a la literatura teosófica, que había sido escrita en gran parte para un público mayor, y en su mayoría femenino. ¿De qué otra manera se puede explicar esa apropiación descarada?

Pero Bailey se pone aún más lovecraftiana - los antiguos dioses del espacio no sólo vinieron aquí para hacer su numerito divino - vinieron para hacer del “hombre animal” un recipiente apto para sus conciencias, lo que nos da un ejemplo muy claro - o lo más claro que podemos conseguir en un texto teosófico - de la Teoría de la Intervención.

Así que no vinieron aquí sólo para construir gigantescas ciudades de piedra y hacerse dioses, vinieron para acelerar la evolución humana (ver posdata):

La decisión del Logos planetario de tomar un vehículo físico produjo una estimulación extraordinaria en el proceso evolutivo y, a través de su encarnación y los métodos de distribución de la fuerza que empleó, logró llevar a cabo en un breve ciclo de tiempo lo que de otro modo habría sido inconcebiblemente lento. Se estimuló el germen de la mente en el hombre animal.

El cuarto hombre era coordinado y estimulado, y se convirtió en un receptáculo apto para la venida de las entidades autoconscientes, esas tríadas espirituales (el reflejo de la voluntad espiritual, la intuición o sabiduría, y la mente superior) que desde tiempos inmemoriales habían estado esperando un recipiente adecuado. El cuarto, o reino humano, por lo tanto tuvo lugar, y la unidad autoconsciente o racional, el hombre, comenzó su carrera.

(Nota:. Bailey se está expandiendo aquí sobre el trabajo de Scott-Elliot añadiendo un brillo evolutivo a la teoría teosófica. Curiosamente, Lovecraft no pareció hallar buen material en esta veta, tal vez traicionando sus propios impulsos darwinistas).

Lovecraft escribe de sus Antiguos en sus tumbas submarinas, muertos pero no muertos, esperando el momento en que pudieran resurgir de sus prisiones.

No podían vivir. Pero aunque ya no viviesen, no habían muerto en realidad. Yacían todos en casas de piedras en la gran ciudad de R'lyeh, preservada por los sortilegios del gran Cthulhu para el día en que las estrellas y la Tierra pudiesen recibir su gloriosa resurrección. Pero en esa época, alguna fuerza exterior debía ayudar a la liberación de sus cuerpos. Los conjuros que impedían que se descompusieran impedían también que se moviesen, y los Antiguos tenían que contentarse con yacer y pensar en la oscuridad mientras transcurrían millones de años.

Esto también parece un extracto del Libro de Dzyan. Aquí vemos el mismo lamento, muerto pero no muerto, en un mar sombrío, esperando una resurrección inevitable:

Ni existía ni dejaba de existir el cielo brillante. No había un amplio techo de cielo extendido arriba. ¿Qué cubría todo? ¿Qué abrigaba? ¿Qué ocultaba? Era el insondable abismo del agua. No había muerte - aún no había nada inmortal. No había confín entre el día y la noche; El Uno respiraba sin aliento por sí mismo, aparte de aquello no había nada, ni lo ha habido desde entonces.

Había  oscuridad, y al principio todo estaba velado. En la oscuridad profunda - un océano sin luz – el germen todavía yace cubierto con su cáscara

Estallar, una naturaleza, desde el calor abrasador.

Tú fuiste. Y cuando la llama subterránea rebase su prisión y devore el marco. Tú serás nuevamente como fuiste antes y no conocerás ningún cambio, cuando el tiempo no exista más. ¡Oh! pensamiento infinito, eternidad divina.

Y como con gran parte de este material, notemos la manera casi idéntica en que Lovecraft imitó la sintaxis portentosa del material Dzyan, sea de Blavatsky o de Bailey. Es sorprendente.

telépatas

Finalmente, Lovecraft hace que los Grandes Antiguos hablen telepáticamente con los vivos desde sus tumbas submarinas, comunicándose con los “más sensibles” a través de sus sueños.

Conocían todo lo que ocurría en el mundo, pues su lenguaje consistía en la transmisión del pensamiento. En ese mismo instante hablaban en sus tumbas. Cuando, luego de un caos infinito, aparecieron los primeros hombres, los Grandes Antiguos hablaron a los más sensibles moldeándoles los sueños.

Aquí es donde finalmente comienzo a llegar a la conclusión de que La Llamada de Cthulhu comenzó su vida como una parodia a la Teosofía, en particular a Alice Bailey.

Bailey no sólo decía estar en contacto con un Jefe Secreto, ella afirmaba que estaba en contacto telepático con uno de ellos. Las posibilidades eran demasiado suculentas para que Lovecraft pudiera resistir. Ella no sólo decía estar en contacto telepático con uno de estos personajes - llamado Khul, recuerden – sino que además decía que era el avatar de un dios extraterrestre de varios millones de años de edad, que se había proyectado astralmente desde una logia masónica en el sistema estelar de Sirio.

Quiero decir, la historia se escribe sola, ¿no?

Y una de las características centrales es que Cthulhu y sus Grandes Antiguos – a semejanza de Khul y su Grandes Seres - también se comunicaban telepáticamente con sus futuros adoradores quienes se basaban en los antiguos cultos mistéricos - al igual que la Teosofía, según afirmaba Bailey.

Después de todo, hay un gran precedente en otra serie de Mitos de la cultura pop (inmensamente más populares en su apogeo que Lovecraft) extraídos de la especulación teosófica – la Serie Marciana de John Carter de Edgar Rice Burrough. 


 Kuthumi                                                           Djwal Khul


Robert M. Price, una autoridad en estudios lovecraftianos, citó al Maestro Ascendido/Jefe Secreto Khoot Humi (alias “Kuthumi” alias Koothoomi) como fuente para el nombre de Chthulu, pero al igual que la mayoría de los académicos tiende hacia la idea errónea de que ciertas figuras mediáticas representan a la totalidad de los movimientos heréticos (ejemplo: von Daniken representa a todos los teóricos de los antiguos astronautas, Blavatsky representa a todos los teósofos, Alex Jones representa a todos los Truthers) y así su trabajo sobre la conexión de Lovecraft con la Teosofía pasa por alto completamente a otros teósofos contemporáneos a HPL como Bailey. 

La señal reveladora final de que Lovecraft estaba leyendo a Bailey es Djwal Khul - que aporta el “Hul” en Cthulhu.

Kuthumi y Djwal Khul--
Kuth- Khul--
Cth--hul-U--
Cthulhu.

Así que ahora podemos echar una palada de tierra a la idea de que “Lovecraft creó la teoría de los Antiguos Astronautas”. El verdadero quid de la cuestión es que Lovecraft tomó la teoría de los Antiguos Astronautas de Alice Bailey, casi sin aditivos.

Por supuesto, esto sólo hace que los Mitos sean aún más raros y más resonantes, sacándolos del mundo muerto y seco de lo académico y arrojándolos al mundo de lo oculto y la parapolítica, donde pertenecen.

Sin embargo, esto prueba una vez más que nuestros mitos más resonantes provienen sólo del mundo de lo irracional y lo verdaderamente raro, y que, sin movimientos como la teosofía y la Golden Dawn no habría ciencia ficción o terror o superhéroes de ficción.

Lo más importante a recordar es que los demonios están aquí en los detalles. La influencia de la teosofía en la ficción pulp no es una noticia de último momento. Escribí sobre ello en Our Gods Wear Spandex. El interés de Lovecraft en los proto-antiguos astronautas de Madame Blavatsky fue explorada por Price hace más de treinta años.

Lo llamativo aquí es lo cercanas y específicas que son las apropiaciones de Lovecraft de las “nuevas revelaciones” de Bailey, hasta el grado de detalle. Lovecraft era un entusiasta de la pseudo-historia del Dzyan de Blavatsky, y es casi seguro que estaba igualmente de entusiasmado al encontrar una fuente fresca de jerigonza teosófica a explotar - su medio de vida dependía de ello.

Lovecraft no era una persona creativa en el sentido en que el término es entendido comúnmente - era un maestro para sintetizar el material de otras personas (Dunsany, Poe, etc). Y eso proveería un motivo muy claro para mantener en secreto el descubrimiento de libros como Iniciación Humana y Solar frente a su círculo de compañeros escritores de ficciones de pulp




 POSDATA: Como Bruce Rux señala, Peaslee, el personaje que canaliza a los dioses en la historia de Lovecraft de 1936  El Abismo del Tiempo es notablemente parecido a Alice Bailey, y su  Gran Raza tiene un sorprendente parecido a los Grandes Seres de Bailey, quienes también buscaban anfitriones para sus conciencias.

Bailey, Iniciación Humana y Solar:

El cuarto hombre era coordinado y estimulado, y se convirtió en un receptáculo apto para la venida de las entidades autoconscientes, esas tríadas espirituales

Lovecraft El Abismo del Tiempo:

De vez en cuando, a ciertas mentes cautivas se les permitía reunirse con otros intelectos capturados del futuro, para intercambiar pensamientos con entidades conscientes de cien, mil o un millón de años anteriores o posteriores a sus épocas.

Lovecraft parece inclinar su mano a Bailey cuando escribe en El Abismo...:

Unos cuantos de esos mitos tenían relaciones significativas con otras brumosas leyendas del mundo prehumano, en especial aquellas narraciones hindúes que abarcaban espacios de tiempo anonadadores y formaban parte del caudal cultural folclórico de los teósofos modernos.

Este es un paralelismo directo con el Capítulo IV de Iniciación, Humana y Solar, donde vemos a “Sanat Kumara” y su “Avatares” viniendo a la Tierra hace unos 18 millones de años. Al momento en que Lovecraft escribió la historia - casi 50 años después de la muerte de Blavatsky - Bailey era sin duda era una “teósofa moderna” de cierta reputación.

Una vez más, El Abismo del Tiempo nos proporciona la evidencia más convincente de que Lovecraft en verdad estaba estudiando la obra de Bailey. Esto, junto a la referencia a Dzyan en la carta citada anteriormente, da la impresión de que no estaba escondiendo sus fuentes a sus amigos (o los lectores, para el caso), simplemente evitaba nombrarlas de manera específica. Lo que puede ser bastante bizantino, pero trabajar como escritor en revistas pulp era una tarea difícil ¿Por qué creen que Hubbard decidió fundar una religión?

Repito, aunque no pueda encontrar ninguna evidencia directa de que Lovecraft recurría específicamente a Bailey, ciertamente hay pruebas abrumadoras de que él estaba leyendo su obra y ponía referencias a ella en su trabajo, y - en al menos una carta  - parece haber hecho referencia a su trabajo sobre Dzyan, y no al de Blavatsky.

No tengo ninguna evidencia (hasta el momento: este es un blog en progreso... ¿Un blogreso?) de él refiriéndose a Blavatsky por su nombre - aunque ningún estudioso de Lovecraft niega que él hubiera leído su obra. De hecho, el nombre de Blavatsky sólo aparece en una página en la biografía de Lovecraft en dos volúmenes de Joshi y es en referencia a HPL refiriéndose a ella por su nombre.

Una vez más, hay dos posibilidades. En primer lugar, Lovecraft pudo haber estado protegiendo una fuente de material, algo que los autores hacen todos los días como parte de su trabajo. Dado el peso de la evidencia aquí presentada, esta sería mi conjetura.

Pero también existe la posibilidad de que él simplemente no distinguiera a una teósofa de la otra, viendo a todos los teósofos como parte de la misma raza de histéricos propensos a la fantasía. Dado lo que sabemos sobre HPL, esto tampoco se puede descartar.

Un dato muy importante a recordar es que Lovecraft se encontraba en Nueva York durante la génesis de La Llamada de Cthulhu. ¿Quién más estaba en Nueva York? Bailey y su Lucifer Publishing Company. Como veríamos con Jack Parsons y la Sociedad de Ciencia Ficción de Los Angeles o con Philip K Dick y su grupo de hippies y místicos (incluyendo al Obispo James Pike, alias ‘Timothy Archer’), los escritores de ficción pulp, los bohemios y los ocultistas a menudo recorrían los mismos círculos o podía vérselos codeándose en las reuniones sociales.

Pero poniendo todo eso de lado, al menos lo que tenemos aquí es a Lovecraft en la misma ciudad donde Alice Bailey tenía su sede, en el mismo momento en que ella estaba publicando sus libros. Al mismo tiempo, la Sociedad Teosófica estaba tratando de quitar de circulación textos como La Doctrina Secreta con el fin de despejar el camino para su mesías Krishnamurti.

Lovecraft ni siquiera necesitaría a un Price para tropezar con este material - podría haberlo encontrado en manos de algún vendedor ambulante camino a casa desde la oficina de Weird Tales. Cualquiera que haya trabajado en Nueva York - especialmente antes de Giuliani - sabrá exactamente de lo que estoy hablando. Sus propias palabras lo ubican en Broadway en esa época – y a juzgar por su descripción, en el bajo Broadway, donde también estaba Bailey -. No sé cuánto más cerca se puede llegar.

Y recordemos también que la versión de Dzyan de Bailey sale a la calle (en 1925) en medio de una crisis importante en la vida de Lovecraft – el negocio de Sonia había fracasado, haciendo que ella se fuera de la ciudad, Weird Tales se vuelve financieramente inestable, HPL no se lleva bien con su nuevo editor, y se ve obligado a trasladarse a Red Hook (lugar que él despreciaba). Todas estas tensiones pasaron factura en su salud. En general, este fue un punto bajo importante en una vida generalmente infeliz.

Así que, ¿me recuerdan otra vez por qué no iba a mantener en secreto una nueva fuente prometedora de inspiración?

 ---------------------------------------------------------------------------------------


Con respecto a las críticas recibidas por este artículo por parte de algunos airados fans de Lovecraft, Knowles contesta: 

"En un plano más general, es realmente una lástima que las personas que han lanzado ataques sobre este artículo no puedan ver que lo que estoy tratando de hacer es ampliar el mundo de Lovecraft, no disminuirlo. Es el viejo impulso de fan a querer que estos universos sean cerrados herméticamente, de que existan en el mundo de nunca jamás, y sin manchas del mundo exterior. Un montón de visionarios del cómic han lamentado este impulso, gente como Frank Miller, Grant Morrison y Alan Moore. Me temo que no hay realmente nada que hacer con esto. He estado involucrado en el mundo de los fans de una forma u otra desde 1970 y sé que hay cosas que nunca cambiarán."



No hay comentarios:

Publicar un comentario